Documento sin título
PRENSA}

Argentina Ambiental Nº 74 - 30/06/16

En Horco Molle sentaron las bases para una ley de protección del paisaje
Con representantes de Latinoamérica se realizó un encuentro que apuesta a la gestión y el ordenamiento del paisaje productivo.
Estar rodeado por el verde de la montaña, caminar sobre hojas secas en el piso, respirar el aire puro del cerro, mirar la ciudad desde un jardín natural, repleto de árboles, en el piedemonte tucumano suena a que puede ser el sitio ideal para reunir a un grupo de expertos a debatir sobre el valor patrimonial, cultural y productivo del paisaje. Entre el jueves 26 y el sábado 28 de mayo de 2016, en la residencia universitaria de Horco Molle, se realizó VII Encuentro Nacional de la “Red Argentina del Paisaje” y el Encuentro de la “Iniciativa Latinoamericana del Paisaje”. Durante esos tres días confluyeron los representantes de Colombia, Bolivia, Chile, Puerto Rico, y Argentina. En los salones de la residencia de la UNT, los expertos intercambiaron criterios con el objetivo de encaminar el debate hacia una ley de protección, gestión y ordenamiento del paisaje en Latinoamérica. “El paisaje es la esencia de nuestros pueblos latinoamericanos, desde su valor patrimonial hasta su valor económico, y su identidad”, remarcó la arquitecta colombiana Martha Fajardo. “Uno empieza a viajar desde la patagonia argentina hasta México y esto es una maravilla, cuando uno empieza a tener adeptos que se unen a la causa, porque el paisaje es el nuevo ADN de Latinoamérica”, insistió. Con el auspicio de 14 universidades de distintos países, se desarrolló la reunión de la Red Argentina del Paisaje (RAP), que preside Roberto Mulieri. El paisajista, nacido en Buenos Aires, fundador de la red nacional, resaltó que se debe trabajar a nivel región latinoamericana. “Es fundamental conocer y catalogar nuestra realidad hasta generar instrumentos, estrategias y gestiones para lograr un convenio latinoamericano que respalde y ponga en valor las leyes que estamos gestionando en cada país”, dijo. Tucumán fue anfitriona del encuentro en el que se realizaron 10 disertaciones y cinco talleres. Desde Bogotá, Colombia, la arquitecta y paisajista Fajardo llegó para exponer sobre el paisaje cultural cafetero, que tiene más de 200 años de historia y fue declarado por Unesco como Patrimonio de la Humanidad. “La investigación en paisaje es un valor en alza que afronta muchos retos regionales como locales. Estamos situando al paisaje como la dimensión territorial de la cultura”, precisó.
Riqueza y cultura Por Tucumán disertó Jacqueline Salin Grau sobre “el paisaje azucarero, la crisis ferroviaria y la modificación del paisaje”. La anfitriona tucumana Liliana Neder, coordinó las actividades y disertó sobre los paisajes productivos como patrimonio mundial. “La calidad del paisaje es determinante para el sostenimiento de la vida humana, no solo nos referimos a la riqueza de los recursos y elementos que lo componen, sino a la cultura de cada comunidad, nacida en cada territorio y que conforma su identidad”, precisó.
Al cierre de las deliberaciones se redactó un documento de base para la reflexión hacia una ley de protección, gestión y ordenamiento del paisaje. “Hablamos de una dimensión compleja de ambiente, sociedad, economía y cultura -dice el documento-. El paisaje es una realidad compleja, integrada por diversos elementos naturales y culturales, de modo que debe ser abordada desde distintas disciplinas y fundamentalmente con la intervención activa de la población”, se concluyó.

En Horco Molle sentaron las bases para una ley de protección del paisaje

Con representantes de Latinoamérica se realizó un encuentro que apuesta a la gestión y el ordenamiento del paisaje productivo.

Estar rodeado por el verde de la montaña, caminar sobre hojas secas en el piso, respirar el aire puro del cerro, mirar la ciudad desde un jardín natural, repleto de árboles, en el piedemonte tucumano suena a que puede ser el sitio ideal para reunir a un grupo de expertos a debatir sobre el valor patrimonial, cultural y productivo del paisaje. Entre el jueves 26 y el sábado 28 de mayo de 2016, en la residencia universitaria de Horco Molle, se realizó VII Encuentro Nacional de la “Red Argentina del Paisaje” y el Encuentro de la “Iniciativa Latinoamericana del Paisaje”. Durante esos tres días confluyeron los representantes de Colombia, Bolivia, Chile, Puerto Rico, y Argentina. En los salones de la residencia de la UNT, los expertos intercambiaron criterios con el objetivo de encaminar el debate hacia una ley de protección, gestión y ordenamiento del paisaje en Latinoamérica. “El paisaje es la esencia de nuestros pueblos latinoamericanos, desde su valor patrimonial hasta su valor económico, y su identidad”, remarcó la arquitecta colombiana Martha Fajardo. “Uno empieza a viajar desde la patagonia argentina hasta México y esto es una maravilla, cuando uno empieza a tener adeptos que se unen a la causa, porque el paisaje es el nuevo ADN de Latinoamérica”, insistió. Con el auspicio de 14 universidades de distintos países, se desarrolló la reunión de la Red Argentina del Paisaje (RAP), que preside Roberto Mulieri. El paisajista, nacido en Buenos Aires, fundador de la red nacional, resaltó que se debe trabajar a nivel región latinoamericana. “Es fundamental conocer y catalogar nuestra realidad hasta generar instrumentos, estrategias y gestiones para lograr un convenio latinoamericano que respalde y ponga en valor las leyes que estamos gestionando en cada país”, dijo. Tucumán fue anfitriona del encuentro en el que se realizaron 10 disertaciones y cinco talleres. Desde Bogotá, Colombia, la arquitecta y paisajista Fajardo llegó para exponer sobre el paisaje cultural cafetero, que tiene más de 200 años de historia y fue declarado por Unesco como Patrimonio de la Humanidad. “La investigación en paisaje es un valor en alza que afronta muchos retos regionales como locales. Estamos situando al paisaje como la dimensión territorial de la cultura”, precisó.

Riqueza y cultura Por Tucumán disertó Jacqueline Salin Grau sobre “el paisaje azucarero, la crisis ferroviaria y la modificación del paisaje”. La anfitriona tucumana Liliana Neder, coordinó las actividades y disertó sobre los paisajes productivos como patrimonio mundial. “La calidad del paisaje es determinante para el sostenimiento de la vida humana, no solo nos referimos a la riqueza de los recursos y elementos que lo componen, sino a la cultura de cada comunidad, nacida en cada territorio y que conforma su identidad”, precisó.

Al cierre de las deliberaciones se redactó un documento de base para la reflexión hacia una ley de protección, gestión y ordenamiento del paisaje. “Hablamos de una dimensión compleja de ambiente, sociedad, economía y cultura -dice el documento-. El paisaje es una realidad compleja, integrada por diversos elementos naturales y culturales, de modo que debe ser abordada desde distintas disciplinas y fundamentalmente con la intervención activa de la población”, se concluyó.


Iniciamos el año con ésta reflexión publicada el 10 de febrero en Diario La Nación, con autoría de Laura Rocha. Laura es redactora especializada en temas de Ciudad y Ambiente.

El daño del patrimonio natural es irreparable

¿Cuándo será el día que la clase dirigente discuta y debata con los vecinos aquellos proyectos con los cuales sueñan con cambiarles la vida? ¿Se darán cuenta de que ahorrarán dinero y esfuerzo si los cambios trascendentales para la vida cotidiana se realizan con un relativo consenso social? Obviamente que nunca va a haber un 100% de acuerdo. No vivimos en el mundo ideal, pero cuando de proyectos ambientales y sustentables se trata, una de las variabales a tener en cuenta es el factor social en el que se desarrollan.

Hay veces que hasta parece una torpeza el modo en que se presentan trabajos y obras que cambiarán paisajes y formas de moverse. Un caso para analizar en estos días es el de la transformación que se piensa (y se ejecuta) para la 9 de Julio, en Buenos Aires. La instalación de un metrobús requiere el trasplante de 277 árboles con una edad promedio de 40 años. ¿Era necesario hacerlo? ¿Dónde serán relocalizados? ¿Por qué se traza un medio de transporte en superficie cuando corre por debajo de la avenida más ancha del mundo un subte que hace el mismo recorrido? Ya que se va a hacer semejante obra ¿por qué no se instala un tranvía eléctrico que genera menos emisiones y siempre contaminará menos que los colectivos?

Todas estas preguntas son las que los gobernantes y proyectistas deberían explicar a los vecinos. Sumadas, obviamente, al cuidado y el destino de los cientos de palos borracho, tipas y ceibos que se están corriendo de lugar.

¿Qué pasa que los vecinos sólo se enteran de lo que está pasando cuando salen a la noche y ven cómo empezaron a podar y trasplantar los árboles? ¿No es la ciudad de Buenos Aires uno de los distritos del país que ha instrumentado un proceso de descentralización? ¿Dónde están los gobiernos comunales discutiendo con los vecinos iniciativas de esta envergadura? ¿No es necesario una audiencia pública? ¿A cuántos expertos se consultó?

Como todas estas preguntas no fueron respondidas por los funcionarios antes de comenzar la obra, hoy los vecinos se han presentado a la justicia. Pero no debe ser la justicia la que canalice estos reclamos, a mi entender. En una democracia participativa, en pleno siglo XXI y en una metrópoli como Buenos Aires deberíamos haber aprendido ya que las megaobras sin consenso terminan costando más caras, en todo sentido. Es que no sólo importan las variaciones que una posible detención pueda causarle al fisco; el daño que se genera en el ambiente y en el patrimonio natural son irreparables una vez realizados.

Y para muestra sobra un botón: en la plaza Intendente Alvear, después de un año de haber parado la obra de extensión de la línea H, el propio gobierno porteño decidió dar marcha atrás con el proyecto y reponer la barranca. La estación y su localización las definirá la Legislatura. Mientras tanto, los árboles que se mudaron al Indoamericano ya no podrán volver. Eso sí, habrá que desembolsar otra millonada para que ese espacio verde vuelva a lucir como antes de las obras. Un verdadero disparate.

Foto: Noticias Urbanas

Esta entrada fue publicada en Caminando la ciudad, Desarrollo sustentable por Laura Rocha, y etiquetada como , , .

Noticia del diario El Día sobre la R.A.P.

En defensa del paisaje platense 

Ya funciona en La Plata una asociación que trabaja en red a nivel nacional para atender la problemática paisajística en el casco céntrico y la periferia de la ciudad.

"Paisaje es el espacio vital donde el hombre se relaciona con la naturaleza, en forma colectiva o individual, actuando en ella y modificándola desde el punto de vista social, cultural, económico, histórico y político", explican sus integrantes Ing. Agr. Andrea Reyes, Paisajista Patricia Aguilera, Ing. Agr. Carolina Gallo y Antonella Zucarello.

Junto a ellas, cuarenta y cinco profesionales de diferentes disciplinas acaban de formar el "Nodo La Plata", de la Red Argentina del Paisaje, para sensibilizar a la comunidad sobre la importancia del paisaje como un componente esencial en la calidad de vida de cada uno de nosotros.

Se desprende de los principios fundacionales "la visión integradora que toma todos los componentes naturales y culturales conjuntamente y nunca por separado. Es decir, se proponen: rescatar, valorar y respetar las identidades locales en sus diversas escalas, para fortalecer, desarrollar, enriquecer y defender un saber propio sobre el paisaje y la sociedad, y lograr la protección, gestión y ordenamiento en cada lugar.

¿Cuáles serían sus acciones?


-La idea es actuar como Observatorio del Paisaje o sea como Entidad de Asesoramiento y Sensibilización del Paisaje. Trabajando con la comunidad para conocer los objetivos de calidad paisajística.

-¿Qué pasos han dado en tal sentido?

-Recién se esta formando el grupo multidisciplinario y trabajamos en la Agenda del año 2010.Hemos difundido las cartillas de estudio y estamos en contacto con otros observatorios del mundo. En noviembre presentamos la documentación para obtener la personería jurídica, es decir, cumplimos la etapa de constitución legal de la asociación civil .Y, diseñamos el primer proyecto de trabajo, titulado: "La puesta en valor del paisaje para la sustentabilidad territorial del periurbano del partido de La Plata"


¿Cómo funciona el Observatorio del Paisaje?

Según su secretaria, la Lic. en Zoología y Especialista en Ambiente y Patología Ambiental de la UNLP, Susana Mulvany, "es un espacio en el cual profesionales y no profesionales trabajan para el mejoramiento del paisaje, tanto dentro del casco céntrico, como en la periferia. Muchas veces se piensa que hablar del paisaje sólo se refiere a escenarios bellos, pero el paisaje es el producto de la acción del hombre sobre el ambiente. El proyecto está dirigido a múltiples actores y para que tenga éxito, es necesario que en sus acciones se involucre la participación del ciudadano común y también, congregar a ONG, estudiantes universitarios, centros de investigación, el poder público y los grupos empresariales.

¿Qué es una Red del Paisaje?

Una red es una forma asociativa tejida por intereses comunes, dinámicos, flexibles y versátiles para compartir las fortalezas, aprovechar las oportunidades, protegerse de las debilidades y estar cohesionados ante las amenazas. Desplegada por grupos de interés que actúan a modo de nudos de la red (nodos), que se constituyen en función de necesidades concretas y motivaciones genuinas, donde se tolera, respeta y promueve la diversidad como práctica de reconocimiento de la heterogeneidad de los miembros asociados, fomentando el debate para la riqueza del conjunto. Buscando establecer consensos en las decisiones y operar en consecuencia.

La complejidad de nuestra sociedad y las variadas características socioculturales de la geografía de nuestro país, nos obligan a actuar de manera local sin perder el contacto con lo global. La Red será lo que sus miembros quieran que sea y cumplirá con la demanda que sus miembros consideren pertinente. Intercambiando, compartiendo, ofreciendo, recibiendo lo que es nuestro capital singular, que es el conocimiento de la profesión que elegimos y ejercemos desde los diferentes ámbitos de actuación.

La Red será un organismo vivo por su funcionalidad y prestación de servicios, por lo que necesitamos y por lo que creamos. Es nuestra, porque es de cada uno. Porque todos somos protagonistas. Porque es mucho lo que hay por hacer y porque es más interesante hacerlo juntos.

¿Por qué una Federación?

Porque federar es tejer, tejer "Nodos", no sólo aludiendo al concepto de federalismo de nuestra Constitución Nacional, sino introduciendo nuevos valores: horizontalidad en las relaciones, consenso como forma de toma de decisiones, la transversalidad como método y la interdisciplina como forma de compartir y ampliar el conocimiento. Actualmente hay 15 nodos en todo el país y otros en formación que los llamamos embriones, expresó la Vicepresidente de la Federación Ing. Agr Andrea Reyes.

Nodo La Plata

Presidente:
Patricia Aguilera
Vicepresidente:
Osvaldo Minervini
Secretaria:
Susana Mulvany
Tesorera:
Olga Zabala
Vocales Titulares:
María Cristina Romero, Pablo Peirano.
Vocales Suplentes:
Rubén Sigfrido Perosi, Claudia Wingord,
Revisor de Cuentas titulares:
Antonella Zucarello, Emiliano Sarli y Andrea Reyes.
Revisora Suplente: María Carolina Gallo.

  Cristina Bugatti opina en el Diario La Nación sobre la R.A.P.
28/11/2009

Especialistas reunidos por un bien común

El milagro es que en una sociedad a la que se acusa de individualista, los sectores relacionados con el concepto algo esquivo de paisaje -biólogos, ingenieros agrónomos, paisajistas, ecólogos, arquitectos, entre otros- hayan decidido unirse para formar la Red Argentina del Paisaje (RAP).

Si bien ese interés no es nuevo, y nuestro país se ha adherido a movimientos afines con este concepto como la Carta de Florencia de 1981 en defensa de los jardines históricos o a organismos internacionales, esta vez se ha pasado a los hechos.  

En noviembre de 2008 se realizó el primer encuentro nacional que reunió en la ciudad de Rosario a 200 representantes de 14 lugares del país, y se reconoce como importante acuerdo previo el que se realizó en Mar de las Pampas, en octubre de 2008.

Posteriormente hubo reuniones oficiales en Buenos Aires, San Martín de los Andes, Mendoza; nodos convocantes ya que a sus reuniones concurrieron profesionales de amplias zonas llevando la óptica de sus problemas locales -sin duda, problemas universales-, lo que motiva conversaciones e iniciativas para darles respuesta, también locales y universales.

Los temas tratados atañen a toda la población, se trate de arbolado urbano o bosques nativos, de paisajes en suelos fértiles o en lugares áridos o degradados por el mal uso, de la incidencia de los countries como implantes totalmente ajenos al lugar o la subdivisión de grandes parques para su localización, sin tener en cuenta el diseño paisajístico en las unidades resultantes.

El paisaje en las ciudades es motivo de gran atención, sobre todo en sus zonas marginales (recuerda la fascinación que el bárbaro Droctulft sintió cuando fue a atacar Ravena, según Borges, en La historia del guerrero y la cautiva y lo hizo morir en su defensa).

La multiplicidad de enfoques jerarquiza la educación y la sociología para hacer del paisajismo -y el concepto que engloba- herramienta para la armonía y el bienestar de la sociedad, en el respeto a sus diferencias.

Se hace  homenaje al Bicentenario, en 200 Años de paisajismo, y se proyectan las próximas reuniones de la Federación Nacional de Nodos en 2010: 19 de marzo, nodo Tandilia; 18 de junio, nodo Santa Fe, y 12 de noviembre, nodo Buenos Aires.

En Internet, en el sitio Web www.redargentinadelpaisaje.com hay información actualizada y los nombres de sus integrantes.